Make your own free website on Tripod.com

00aduena.jpg

00aaaoriana.jpg

INICIO. OCTUBRE 2009: Desde que su padre murió, Oriana Torres Quintero, muchacha sensata, buena y preocupada por el bienestar de los suyos y el de los demás, quedó a cargo de su tía Imperia, hermana de su padre, con quien llegó a vivir desde que era una jovencita. En La casa de las canteras, mansión de la familia Torres Quintero, creció acompañada de su estricto y severo primo Damián, del bondadoso y tranquilo Franco y de la rebelde y envidiosa Irune, quienes la adoptaron como parte de su familia.

Oriana Vive un tórrido romance con Abdul Canaán, un muchacho aventurero y desobligado que aparenta amarla pero que en el fondo lo único que pretende es casarse con ella para así asegurar su futuro. Los dos hacen un viaje por Egipto, en el que lo pasan sensacional, mientras que en México, país en el que radica la familia Torres Quintero, Irune y Damián no conciben que su prima sea tan ciega como para darse cuenta de lo que Abdul en realidad deseas. Son interrumpidos por Imperia, su madre, quien les pide que dejen de preocuparse por la muchacha y que mejor se preocupen por realizarse ellos mismos.

En el despacho de la mansión, Franco resuelve los negocios de la familia, dedicada a la venta internacional de cantera. Allí habla con Aranza, fiel asistente familiar, a quien cuenta lo feliz que le hace que Oriana y Abdúl se vayan a casar. En sus palabras hay cierta tristeza, por lo que Aranza le pregunta si él está enamorado de su prima Oriana. Franco, insultado por la pregunta de la mujer, sale de la oficina a la que enseguida entra Damián, a quien Aranza abraza y trata de besar. Él la desprecia y le asegura que entre ellos jamás existirá nada.

Irune, envidiosa y frívola, cree que Oriana solo es una huérfana que llego a su familia para opacarla y arrebatarle lo que le corresponde, pero Imperia no piensa así y asegura a su hija que Oriana está con ellos porque así le corresponde.

Franco piensa en Oriana, no puede concebir que sea tan obvio el amor que siente hacia su prima, quien en su viaje no hace más que amar a su prometido, el cual solo ansía que llegue el momento en que se casen para que él pueda poseer todo cuanto desea.

Imperia reza y ruega a la virgen que haga que su sobrina abra los ojos y notome una decisión precipitada ya que aunque Abdul no tiene nada qué ofrecerle en realidad, pues pertenece a una antigua familia de abolengo venida a menos, lo que en verdad importa es que él la quiera 

Oriana y Abdul regresan de su viaje pero antes se casan en secreto para darles así la sorpresa a sus familias. Se presentan en la casa de las canteras, lugar en el que los Torres Quintero viven y en donde Imperia los recibe con gusto. No así Irune, quien ignora a Oriana y solamente mira con desprecio a Abdul, celosa.

Damián hace cuentas y descubre que en la cuenta de Oriana hace falta mucho dinero por lo que enfurece. Cuando Aranza le dice que Oriana ha llegado de su viaje, de inmediato acude a reclamarle. Ella asegura que lo que gastó es su dinero y cuando Abdul interfiere asegurando que Oriana no tiene por qué dar explicaciones, Damián le recuerda que él no es nadie. Es entonces que Oriana revela que la opinión de Abdul cuenta puesto que se ha casado con él. Todos quedan enmudecidos, principalmente Franco, a quien el corazón se le destroza.

Imperia trata de calmar los ánimos de todos mas la rivalidad entre Abdul y Damián es enorme, por lo que el segundo le advierte al marido de su prima que de ahora en adelante Oriana estará restringida de dinero por lo que, si él quiere llevar una vida glamorosa, tendrá que trabajar y dársela él mismo puesto que Oriana ya no recibirá más que lo mínimo, por parte de su familia, pues así podrá demostrar si su marido se casó con ella por amor o por interés. Abdul no puede creer la encrucijada de la que ahora es parte, mientras que Oriana asegura que Abdul la ama y que el dinero no les importa, pero a Abdul si le importa y nuevamente sus planes se ven lejanos.

00aaadamian.jpg

Aranza goza el coraje que Damián ha hecho. Candelaria, la fiel ama de llaves, le asegura que si sigue gozando del mal ajeno se le pudrirá el alma, mucho más de lo que ya la tiene. Aranza recuerda a la mujer su lujar y ésta también le recalca que las dos no son más que empleadas, por lo que sus lugares son el mismo.

Oriana llora por lo sucedido e Imperia la consuela asegurándole que a Damián le importa mucho, por lo que se alarmó al ver que su cuenta casi queda vacía. Oriana asegura que lo único que quería era complacer a Abdul, a quien, por su parte, Damián le asegura que si lo único que desea es llevar una vida que su familia en la ruina no pudo darle, se ha equivocado. Franco interviene y cuando su hermano se marcha, le pide a Abdul que no se preocupe y le da la bienvenida a la casa de las canteras, mansión de los Torres Quintero.

Aranza piensa en Damián y en el gran amor que siente hacia él y que no es correspondido, quizás por ser ella una empleada. Irune se lo pregunta y lo acepta. Las dos son amigas, por lo que a Irune nada le gustaría más que su hermano se fijara en la asistente.

Oriana propone a Abdul que los dos se marchen a vivir a otro lugar y comiencen de cero. Él se niega y le aconseja a su esposa que exija lo que por derecho le corresponde.

Candelaria está preocupada por la sorpresiva boda de Oriana. Fabiola, su hija, cree que Damián tiene razón y que Abdul no es más que un aprovechado que hará infeliz a “la huérfana”. Fabiola se marcha y al caminar en su camino se cruza Damián, quien manejando a prisa la salpica de lodo, haciéndole pasar una rabieta.

Oriana pide a Irune que la ayude a cambiar la actitud de Damián, pues Abdul no es como todos piensan. La ingenua no sospecha que entre Abdul e Irune siempre ha existido una relación secreta. Irune se marcha a llorar de coraje tras escuchar lo bien que Oriana y Abdul lo pasaron en el extranjero. Asegura que se vengará de él.

Damián tiene un encuentro con Sasha, su amante, a quien le cuenta lo sucedido y a quien pide ayuda para deshacerse de Abdul de la misma manera que una vez se deshizo de su tío Samuel, el padre de Oriana. Le ofrece mucho dinero a cambio y ella, feliz, acepta. Ambos fornican salvajemente.

Imperia piensa en su hermano Samuel, quien murió en un accidente dentro de las fábricas. Junto con Candelaria acude a la iglesia, donde pide por su sobrina.

Fabiola cuenta a su amiga Eris las novedades en la casa de las canteras y ésta de inmediato se lo comunica a Fortunato

Irune tiene un encuentro con Abdul, al que abofetea por haberla traicionado casándose con Oriana, la cual tiene mucho menos poder y es insignificante. El hombre asegura que Oriana es mucho mejor y da por terminado el romance que ha sostenido con Irune por mucho tiempo. Visita a su madre, a quien da la buena nueva. Gabriela se siente feliz creyendo que ahora su vida económica cambiará. El semblante le cambia cuando Abdul le dice lo que Damián hará para que él no se salga con la suya. Reciben una llamada de Fortunato, quien felicita a Abdul por haberse salido con la suya, sin embargo sus ambiciosos planes tardarán en surgir efecto, puesto que Abdul no tendrá poder alguno en la casa de las canteras.

Oriana desea hablar con Irune pero ésta la rechaza. Oriana no entiende la actitud de su prima y acude a Imperia, quien le recuerda que la quiere como si fuese su propia hija. Mas tarde Imperia pregunta a Irune porqué se porta tan fría con Oriana. Irune le confiesa la verdad. Oriana le robó el amor de Abdul.

00aaandres.jpg

Abdul habla con Fortunato, quien le dice que él y Elis lo ayudarán a obtener la fortuna Torres Quintero, sin importar a quién tengan que matar. Abdul asegura que el único al que hay que matar es a Damián Torres Quintero.

Aranza sufre por Damián. Franco le asegura que su hermano no es hombre para ella, pues es un hombre frío, duro y cruel. A Aranza eso no le importa y asegura que en el corazón no se manda. Franco lamenta que Oriana se hubiera casado con Abdul, pues él la ama sinceramente. Damián los descubre y se burla de su hermano por amar a su prima. Lo tacha de incestuoso y burlonamente lamente que Oriana haya preferido a un perdedor antes que a él.

Abdul habla con Oriana y l e aconseja que exija lo que le corresponde, la parte de la fortuna de su padre, y que saque a sus primos del camino, para que solo ella lo pueda poseer todo. Oriana se estremece ante la propuesta de su marido, a quien asegura temer a que lo que Damián e Irune aseguran sea cierto.

Damián e Irune planean como deshacerse de Abdul. Él cree que la mejor manera es matándolo dentro de las canteras. Ella cree que eso es imposible pero su hermano es astuto y asegura que todo puede ser posible. Irune se pregunta por el viejo amigo de Abdul, Fortunato Landeros, pues hace mucho que no saben nada de él, desde que trabajó en las canteras y cometió un fraude. Damián piensa detenidamente y recuerda que fue por Fortunato que Abdul conoció a Oriana y que la boda en secreto seguramente fue para que nadie lo impidiera. Sorprendido, deduce que Fortunato Landeros está detrás de todos los acontecimientos.

Sasha se pasea en un distinguido cabaret, donde se encuentra con su mejor amigo y amante, Fabio. Los dos roban dinero, temerosos a ser descubiertos por Fortunato, el dueño, quien mientras se revuelca en la cama con Elis, a quien asegura que muy pronto serán millonarios y de la manera más fácil. Ella asegura que Abdul es ingenuo en el fondo, y estúpido, pues no sospecha lo que le espera en un futuro.

Oriana recibe una llamada de su gran amiga Alondra, quien le dice ha regresado del extranjero y quiere verla. Las dos deciden verse por la mañana y lo hacen en el jardín de la casa de las canteras. Alondra se presenta con Andrés Del Valle, un apuesto doctor que sorprende a Oriana con su gallardía, sorprendiéndose también él por la belleza de la muchacha. Irune las interrumpe y también queda enganchada al hombre.

Aranza comete un error en las cuentas y por ese motivo Damián le grita sin piedad. Ella llora y sale. Llega a los brazos de Franco, a quien le dice que ya no aguanta más y un día renunciará. Damián, quien la escucha, le exige que se vaya en ese preciso momento. Franco interviene y defiende a Aranza.

Abdul conoce a Alondra y de inmediato queda fascinado por la belleza de la mujer, a quien habla galantemente. Alondra le deja claro que a ella no le han interesado nunca los maridos de sus amigas. Se disculpa y acude con Andrés. Abdul se disculpa y se marcha a ver a Fortunato e Elis, quienes también han regresado a la ciudad. Oriana le pide que los invite a comer. Se lo informa a Imperia, quien no sabe si a Damián le guste la noticia.

Fabiola habla con Aranza, a quien le dice que Damián jamás amará a nadie puesto que para él lo más importante siempre ha sido hacer fortuna. Aranza asegura que ha decidido dejar de amarlo y por lo tal se marchará de la casa de las canteras. Candelaria le aconseja que no lo haga, pues Aranza es muy valiosa en lo que hace y todos le tienen cariño.

00aimperia.jpg

NOVIEMBRE 2009: Imperia y Damián se alegran de ver a Alondra, quien alguna vez tuvo amoríos con Damián. Oriana les informa que Alondra y Andrés se quedarán en casa a comer y cuando Abdul aparece con Elis y Fortunato, Damián se asombra por lo que en privado le reclama al hombre el llevar gente indeseable a su casa. Abdul le recuerda que también es casa de Oriana y que por ser esposo de ella, hará lo que le de la gana. Damián le exige que le diga cuánto dinero quiere por abandonar a Oriana y desaparecer. Abdul se descara y asegura que lo que Damián le puede dar no se compara con lo que él puede obtener al ser marido de Oriana. Ninguno de los dos sospecha que Andrés del Valle los está escuchando.

Franco habla con Sasha, quien le pregunta por qué Damián desea deshacerse de Abdul. A Franco le extraña lo que su hermano planea mas finge y le sigue la corriente a Sasha, enterándose de todo. Fabio se ofrece a trabajar en las canteras y así vigilar a Abdul. Franco no promete nada.

Irune no pierde ocasión de insinuársele a Andrés, a quien invita a pasear después por la ciudad y mostrarle las canteras. Imperia espera que su hija encuentre en Andrés al hombre con el que se casará.

Fortunato pide a Damián que olvide los rencores del pasado y vuelvan a ser amigos. Damián se niega y le confiesa estar seguro de que el matrimonio entre Oriana y Abdul es una vil farsa para arrebatarle su fortuna, sin embargo, para mala suerte de ellos, Oriana y no posee nada.

Fabiola habla en secreto con Elis, quien le pide que esté al endiente de cada movimiento de Abdul, el cual es un intruso en la casa de las canteras.

Alondra se pasea por los jardines con Damián, a quien pregunta acerca de Abdul. Damián le cuenta que lo conoció por medio de Fortunato y que desde entonces el interés del hombre fue enamorar a Oriana hasta casarse con ella en secreto. También le cuenta de sus dudas acerca del amor que profesa por su prima y de sus sucias intensiones para arrebatarles a los Torres Quintero, en complicidad con Fortunato, todo lo que les pertenece.

Eli y Fortunato visitan el centro nocturno, donde les atiende Sasha. Allí, el hombre cree que si en verdad Oriana ya no tiene nada, lo único que les queda por hacer es secuestrarla y pedir una fuerte suma de dinero, para después inculpar a Abdul. Sasha escucha y finge ser enemiga de los Torres Quintero, por lo que aparenta unirse a Fortunato y Elis para destruirlos.

Gabriela habla con Imperia y le pide que su hijo sea parte de las empresas de la familia. Imperia asegura que eso no puede ser puesto que Abdul no cuenta con un capital por el medio del cual la empresa pueda invertir.

Irune se ve con Andrés, al que confiesa tenerla impresionada. En un arrebato, lo besa y él le corresponde. Los dos se van a la cama.

Abdul visita el centro nocturno y se emborracha. Se pone violento con una mujer, a la que golpea, por lo que es echado a la calle. Fabio lo reconoce.

Franco exige a Damián que le diga lo que planea hacer a Abdul. Damián asegura que lo que Sasha le dijo fueron suposiciones. Los dos deciden contratar a Fabio para que vigile a su cuñado, pues desconfían de él.

Andrés piensa en Oriana y confiesa a Alondra estar impresionado. Alondra lamenta que su amiga se haya casado con un pelafustán como Abdul, sin sospechar que la mujer, aunque casada, también piensa en Andrés pues quedó impresionada de igual manera.

00afranco.jpg

Abdul comienza a comportarse hostil con Oriana, sorprendiéndola.

Fabio se presenta a trabajar en la casa de las canteras. Damián le exige que haga todo lo posible por conseguir toda la información necesaria acerca de Abdul, por lo que el hombre comienza su trabajo, vigilando.

Oriana le cuenta a Aranza del repentino cambio de Abdul. La mujer le cuenta a la sufrida esposa lo que se rumora en la ciudad y que sucedió en el centro nocturno.

Abdul se queja con su madre por su situación. Gabriela le asegura haber tratado de convencer a Imperia para que lo emplearan. Abdul se violenta asegurando que él no quiere ser empleado de nadie, si no dueño y señor. Regresa a la casa de las canteras y encuentra a Oriana hablando muy cerca de Andrés, por lo que arma un lío que termina en golpes entre los dos. Oriana se siente avergonzada y Andrés se marcha. Imperia, al saberlo todo, le exige a Abdul que se comporte y no haga de las suyas o se tendrá que marchar de la casa. También recuerda a Oriana que ella es la culpable de todo, puesto que se casó con el hombre equivocado.

Franco sufre por Oriana, de la cuál se mantiene cerca para protegerla. Eso causa celos en Abdul, quien asegura a su esposa que su primo está enamorado de ella. Franco lo niega rotundamente y asegura a Oriana que se ha casado con un monstruo. Oriana discute con su marido por sus insinuaciones.

Al paso del tiempo Oriana y Abdul ya no son un matrimonio feliz. Él se la vive borracho, sin hacer nada y peleando con ella, quien sufre por su infelicidad, sin embargo las visitas de Alondra y Andrés son un consuelo, ya que se siente muy atraída a él, a pesar de que Irune se interpone y sale con el doctor de vez en cuando, teniendo ambos relaciones sexuales.

Franco y Aranza se hacen muy  buenos amigos y él se enamora de ella. Trata de besarla, pero ella sale huyendo.

Imperia habla demasiado con Alondra, quien le asegura que Abdul no es un buen hombre y que, en efecto, se casó con Oriana por interés. Imperia anhela que su sobrina abra los ojos y ponga fin a ese matrimonio.

Abdul busca a Irune pero ella no hace más que rechazarlo, pues no desea tener nada que ver con borracho. El hombre no sospecha que Fabio lo vigila y todo le cuenta a Damián.

Aranza no puede contenerse ante  la presencia de Damián, a pesar de que Franco le habla de sus sentimientos. Damián se da cuenta de ello finalmente y un día, de la nada, decide jugar con los sentimientos de la mujer y su hermano por lo que la invita a salir y surge entre ellos un beso que los lleva a la cama, donde consuman sus pasiones. Le pide que sea formalmente su novia. Al enterarse, Franco sufre pues nuevamente el amor le ha dado la espalda. Damián goza al saber que su hermano sufre.

Oriana recibe la visita de Andrés, quien finalmente le confiesa lo que siente por ella. Ambos se besan y son descubiertos por Irune, quien no puede creer que su prima nuevamente le arrebate el amor de un hombre, por lo que su odia hacia ella crece cada día más.

Aranza discute con Damián, quien solamente la hiere. Llora y Franco le pide que se olvide de su hermano y le haga caso a él, quien la ama verdaderamente, pero Aranza siente por Damián un amor más fuerte que ella misma. Desea casarse con él, aunque Damián le haya dicho que eso jamás sucederá.

Fortunato no puede esperar más para obtener dinero por lo que les hace saber a Elis y Abdul que secuestrarán a Oriana. Abdul se asusta pero Fortunato le advierte que si no coopera, lo descubrirán y lo matarán. Mas tarde Abdul tiene sexo con Sasha, quien lo emborracha para obtener toda la información que desea y luego decírsela a Damián, quien asegura que Abdul se llevará una gran sorpresa.

00airune.jpg

Irune habla con Andrés, a quien le pide que la ame. Él la rechaza y le asegura estar enamorado de otra mujer. Ella le confiesa saber que ama a Oriana y le asegura que si no la ama a ella, entonces todos sabrán la verdad. Andrés la saca de su casa y le pide que no vuelva más.

Aranza pasa la noche en la casa de las canteras, al lado de Damián. Se siente feliz y tras estar con él, decide salir a caminar al jardín.

Oriana sale de su habitación y Abdul le avisa a Elis que Oriana ha salido, por lo que es un buen momento para secuestrarla. Elis da la orden a sus hombres, quienes entran a la mansión y confunden a Oriana con Aranza, quien es a la que toman por rehén. Oriana se da cuenta de ello a lo lejos y corre a pedir ayuda. Fortunato y Elis se sorprenden al darse cuenta de que la mujer no es Oriana. Aranza, inteligente, logra salir del coche y grita para ser auxiliada. Fortunato le dispara a lo lejos, quitándole la vida. Damián y Franco acuden al auxilio de la mujer pero es demasiado tarde. La situación causa un terrible dolor a la familia. Abdul, borracho, no puede creer lo que ha sucedido. Damián no le quita la mirada de encima.

Irune no puede creer que Aranza esté muerta pues después de todo era su única amiga. Se lleva una sorpresa cuando Damián les dice a ella y a Franco que todo fue una confusión y que a Aranza la han confundido con Oriana. Los tres entonces deducen que Abdul está detrás de todo. Damián lo enfrenta y el malhechor niega saber de qué le hablan, pero Damián dice a las autoridades que Abdul se casó con Oriana por interés y que es fiel amigo de Facundo Landeros, al cuál solo le importa perjudicar a su familia.

Elis y Fortunato de inmediato toman un avión que los lleva al extranjero, pues el hombre seguro está de que Abdul hablará. Y de hecho así es pues cuando el hombre es interrogado, al sentirse acorralado culpa a Fortunato de todo. Abdul solo puede salir bajo fianza pero los Torres Quintero se niegan a ayudarlo. Oriana sufre por lo que ahora sabe y se arrepiente de haberse casado con un vividor que solo desea perjudicarla.

Alondra y Andrés se enteran de lo sucedido y acuden a Imperia y Oriana, quienes le cuentan qué pasó. Oriana siente mucho miedo e Imperia le aconseja que se divorcie de Abdul. En ese momento aparece Gabriela, preocupada y exige que le brinden ayuda a su hijo. Imperia la corre de su casa asegurándole que tiene como hijo a un poco hombre que no vale absolutamente nada. Un gañán.

Abdul sale de la cárcel pues Sasha paga la fianza para que lo dejen en libertad. Cuando Fabio pregunta por él y le dicen lo sucedido, sospecha de su amante. Se lo comunica a Damián, quien cree que Sasha lo ha traicionado.

Oriana asegura a Andrés tener mucho miedo de que algo le pueda suceder. Él la abraza y nuevamente se besan.

Damián desea vengarse de Fortunato por lo que intentó hacer. Irune solo lamenta que se hayan equivocado de persona y no haya sido Oriana a la que asesinaran. Damián le exige que le diga qué le pasa y entonces Irune se desahoga contando por qué siente tanta rabia hacia su prima.

Sasha le asegura a Abdul que lo ayudará solo porque se ha enamorado de él aunque no valga nada, y porque sabe que Fortunato lo mataría al salirse con la suya. Los dos se besan y hacen el amor.

Damián y Franco buscan a Abdul en casa de Sasha, quien niega que el hombre esté ahí. Asegura que pagó por su libertad pero que jamás ha traicionado a Damián.

00aabdul.jpg

DICIEMBRE 2009. Oriana visita a Gabriela, a la que le dice que se divorciará de Abdul. Gabriela llora pues cree que su hijo solamente está confundido. Oriana se sorprende al ver entrar a Abdul, quien la abraza y con llanto le suplica que lo perdone. Ella solo llora y le asegura que lo ha perdonado siempre pero que esta vez desea divorciarse. Entra Damián, quien se abalanza contra Abdul para golpearlo. Franco, que entra tras él, los separa. Gabriela corre a todos de casa y culpa a Oriana del infortunio de su hijo. Oriana le asegura a la mujer que la única culpable es ella, por haber creado un monstruo.

Andres llega a casa y se lleva una gran sorpresa al ver a Irune en su cama, desnuda, lista para darle placer carnal. Él le exige que se vista y se marche de su casa. Confiesa estar enamorado de Oriana.

Sasha acude a recoger unos análisis y se estremece al saber que es portadora de VIH. Se siente destrozada y se desahoga con Fabio, quien le asegura que todo va a estar bien.

Elis llama por teléfono a Fabiola, quien le da santo y seña de todo lo que ocurre en la casa de las canteras. Candelaria la descubre y le da una fuerte bofetada por traidora. Está más que dispuesta a decirles a los Torres Quintero que Fabiola es cómplice de Elis, pero la muchacha le suplica a su madre que no lo haga.

Gabriela cura a Abdul de los golpes y le pide que vendan la casa y se marchen lejos pero él asegura que Oriana aún es su esposa y a él le corresponde estar a su lado aunque ella no lo quiera.

Oriana confiesa a Imperia sentir algo por Andrés. Imperia la alienta para que se divorcie de Abdul y quizás encuentre la felicidad en un hombre como Andrés.

Fabiola y Fabio han hecho una gran amistad que termina por convertirse en amor. Los dos se besan y ella, intrigosa, le pide que le diga todo lo que sabe de Abdul. Fabio cree que romperá la fidelidad a Damián pero aún así se lo cuenta.

Sasha pide ayuda a Damián para pagar los gastos de su enfermedad. Él se la niega a pesar que ella le recuerda lo fiel que le ha sido. Ante su negativa, Sasha le jura que Imperia sabrá la verdad.

Andrés y Oriana se encuentran en la calle. Caminan un poco y en un parque solitario se besan. Abdul los sorprende pero no se acerca. Decide que tomará cartas en el asunto.

Franco revisa detenidamente el trabajo que Aranza hacia y al descubrir algo que la sorprende acude a sus hermanos, a los que les dice que ya sabe por qué el casamiento entre Abdul y Oriana y porqué el plan para que muriera: Abdul desea heredarla porque está completamente seguro de que todo le pertenece a su esposa, ya que Samuel la nombró heredera universal de sus bienes y de las canteras. Damián se sorprende al saber de la existencia de esa información mientras que Irune odia aún más a Oriana por tener la suerte que a ella le ha faltado.

Abdul se presenta en la casa. Imperia lo corre pero no le hace caso asegurándole que a él le corresponde estar donde su mujer. Imperia entonces pide a empleados que lo echen a la calle. Lo hacen, y entonces da la orden de que nunca más lo dejen entrar.

Irune se pregunta por qué Aranza guardaba la información que Franco descubrió y porqué a Damián le sorprendió tanto saberlo… Comienza a atar cabos.

Abdul va a dar con Sasha, quien no desea fornicar con él. Le pregunta que sucede y ella le dice que porta VIH y que quizás él también. Él se niega a creerlo y sale huyendo, para llorar después a solas, en un parque, donde Cae de borracho.

Tempranamente Oriana, Damián, Imperia y el licenciado Robles se presentan ante un juez para solicitar el divorcio de Oriana, presentando pruebas.

Alondra habla con Andrés acerca de Oriana, a la que él ama por sobre todas las cosas. La mujer lo felicita y le asegura que cuando ella quede divorciada los dos van a ser muy felices. Los escucha Irune, quien asegura que su prima y el hombre al que ama jamás serán felices mientras ella viva. Le cuenta a Damián lo que sabe y trata de convencerlo de que Andrés desea lo mismo que Abdul, quien busca a Irune para pedirle dinero, pero ella solo se burla de él y no le da nada.

00aaranza.jpg

Damián compra el club nocturno y decide volverlo un lugar decente por lo que corre a todos los que allí laboraban, incluso a Sasha, quien le pide que se apiade de ella. Fabio le pide a Damián que, por agradecimiento por su silencio, deje a Sasha quedarse, pero el hombre ya ha tomado una decisión. Sasha le jura que un día pagará por ser injusto con los que han estado de su lado.

Oriana y Andrés se besan en los jardines de las canteras. Irune los descubre y aplaudiendo felicita a su prima por comportarse como una cualquiera. Andrés le exige que no ofenda a Oriana pero Irune insiste y decide sacar a relucir sus verdaderos sentimientos hacia su prima, la cual se sorprende. Son tantos los insultos de Irune que Oriana la cachetea, sellándole así la boca. Irune le jura que se arrepentirá por el golpe y le dice a Andrés que le diga a su noviecita lo que ha habido entre ellos. Oriana se sorprende ante tales palabras. Andrés no dice nada.

Damián busca los documentos que Franco encontró sin poder encontrarlos. Cree que su hermano está dispuesto a hablar y devolverle a Oriana lo que le pertenece.

Oriana llora en su habitación por el engaño de Andrés. Se asusta ante la presencia de Abdul, quien le pide que no se divorcien, ya que él la ama verdaderamente. Ella se niega y le pide que se marche, pues solo ha comprobado que es un falso, un cobarde y un mentiroso. Abdul llora y le pide perdón pero ella no quiere hablar con él. Le exige que se vaya. Él se marcha, destrozado.

Franco niega a Damián tener los documentos que encontró por lo que Damián cree que Irune los tiene  y que ella sí es capaz de arrebatarles todo con tal de ver destruida a Oriana.

Andrés teme a que Oriana nunca lo perdone. Le cuenta a Alondra lo sucedido y ella cree que él es el único culpable, pues jugó tanto con Oriana como con Irune, a la cuál enamoró.

Gabriela recibe en casa a Estíbaliz, su sobrina, quien le dice que ha llegado para quedarse y pregunta insistentemente por Abdul. Gabriela la pone al tanto de todo, poniendo como víctima absoluta a su hijo.

Oriana y Andrés piensan el uno en el otro. Sufren por su separación, sin sospechar que Irune sufre por la misma razón que ellos.

Sasha escribe una carta que envía secretamente a alguien. Llena de miedo, de dolor, decide arrancarse la vida colgándose de una lámpara en su habitación.

Estíbaliz da un paseo y se topa con Franco. De inmediato quedan flechados.

Andrés pide a Oriana que hablen y le cuenta lo que sucedió entre él e Irune. Le pide perdón de rodillas y ella decide hacerlo.

NUEVE MESES DESPUES: Oriana ha quedado divorciada. Lo festeja con Andrés, a quien besa apasionadamente.

Damián supervisa el restaurante que ha abierto, ayudado por Fabio, quien extraña a Sasha. Damián asegura que Sasha solo obtuvo lo que las mujerzuelas como ella obtienen algún día.

Franco y Estíbaliz tienen una relación estable. Ella sabe las fechorías que Abdul ha cometido y es alentada por Gabriela para casarse con el hombre y así poseer una gran fortuna. Estívaliz cree que en el fondo Gabriela es culpable de la manera de ser y de pensar de Abdul.

Damián le exige a Irune que, si ella tiene los documentos que le pertenecían a Samuel, no cometa una locura con tal de perjudicar a Oriana. Ella asegura no tener nada y que, si así fuera, sería su problema lo que hiciera con ellos.

En Los Angeles, Elis hace unas compras para verse mas tarde con Fortunato, quien le dice que ya es tiempo de regresar a hacer de las suyas. Ella teme al regreso pues no desea ir a prisión pero él asegura que solo les queda jugar con el destino.

Franco le cuenta a Damián lo feliz que es con Karla. Damián le aconseja que se ande con cuidado pues esa mujer es parienta de Abdul y seguramente tiene las mismas intenciones que su primo.

00asasha.jpg

Abdul está hundido en depresión. Luce demasiado enfermo. Gabriela le asegura que Estíbaliz se encargará de vengarlo.

Andrés le propone matrimonio a Oriana y ella se siente incómoda por lo que él le pide perdón por apresurarse. La besa cariñosamente y entonces ambos se entregan su amor.

Damián deja a Irune fuera de los negocios familiares y le dice que mientras no le entregue los documentos que tiene, la aplastará. Irune no puede creer que su hermano sea capaz de hundirla por lo que, histérica, rompe todo a su paso en su habitación y le grita a Imperia por no ponerle un alto a su hijo. Imperia habla con Damián, a quien le dice que él no es dueño de nada como para tomar decisiones que se toman entre todos, pues a todos les incumbe el destino de la empresa. A Damián eso poco le importa, el se siente dueño absoluto y asegura que de todos los hermanos es él quien más ha trabajado y aportado a la industria de la cantera.

Elis no quiere regresar a México por lo que intenta huir de la casa de Fortunato, quien le exige que sea valiente y regrese con él. Ella se niega y cree que ya es tiempo de que los dos se separen. Fortunato se niega y la jalonea al punto de golpearla para que se tranquilice. Elis, por defenderse, le dispara, hiriéndolo de muerte. Entonces, desesperada, toma los boletos de avión, su maleta, y se marcha, pues sin Fortunato, a ella no la pueden culpar de nada.

Oriana se siente feliz y se lo hace saber a Imperia, quien cree que Andrés es el hombre ideal para su sobrina. Interrumpe Irune, quien reclama a su madre siempre tener favoritismo por su prima y no con su propia hija.

Franco desea casarse y le pide a Damián que convoquen a una junta en la que él venda sus acciones y se le entregue lo que le corresponde de las canteras pues desea irse lejos. Damián se niega y asegura que Estíbaliz es una caza fortunas como su primo Abdul.

Fabiola recibe una llamada de Elis, quien le pide que se vean en secreto. Al verse le confiesa que la muerte de Aranza fue causada por Fortunato pero que en realidad el secuestro había sido planeado por ella y por Abdul. Fabiola le aconseja que se entregue pues quizás, como Abdul, podría alcanzar fianza. Elis no tiene dinero, y, además, confiesa haber matado accidentalmente a Fortunato. Llora por su infortunio.

Irune decide irse de casa no sin antes gritar a Damián saber las razones por las que Samuel murió. El hombre se ofrece llevarla en su auto y al ir manejando ella saca una pistola y le apunta. Los dos forcejean y terminan por accidentarse en la carretera. En cuanto Imperia se entera de lo sucedido, se alarma y se los informa a todos.

Candelaria reza por Irune y Damián y le cuenta a Fabiola lo que ha sucedido.

El doctor les informa a Imperia, Oriana y Franco que Damián ha sufrido unas fracturas que con el tiempo sanarán pero que Irune se encuentra grave. La han operado, pero quizás no pueda volver a recuperar el movimiento corporal ni pueda volver a hablar. Los Torres Quintero sufren por la fatalidad que los embarga.

Karla asegura a Gabriela que Franco está más enamorado que nunca, por lo que pronto se casarán. Gabriela pide a su sobrina que se vengue de esa familia pero Karla asegura que ella no tiene nada que vengar y que si Abdul terminó mal fue porque él mismo se lo buscó.

Imperia habla con Damián, quien le dice lo que Irune causó. Imperia llora al decirle que su hermana jamás volverá a recuperar el movimiento ni el habla.

Oriana sufre al ver a Irune en el estado en el que ha quedado. Se refugia en los brazos de Andrés. Cuando Irune despierta, se desespera al darse cuenta de que no puede moverse ni hablar. Llora amargamente.

Fabio cena con Candelaria y Fabiola, a quien le pide que sea su esposa y entrega un anillo de compromiso. Fabiola se emociona y Candelaria agradece al muchacho ser tan bueno con su hija.

Irune, con la mirada,  trata de señalarle a Imperia un cajón pero la mujer no logra entenderla, solamente llora por el estado de su hija

00afortunato.jpg

ENERO 2010. Fabio descubre a Elis y la sigue hasta donde habita. Habla con ella y le exige que se entregue a las autoridades.

Andrés apoya a Oriana en sus  momentos de dolor. Alondra le asegura a su amiga que Andrés es un buen hombre y que la ama sinceramente.

Imperia le dice a Damián que Irune ha estado inquieta, tratando de decirle algo que no logra entender. Franco asegura que a él también por lo que Damián teme a que Irune diga lo que sabe por lo que en silla de ruedas, por la noche, silenciosamente sale de su habitación para dirigirse a la de Irune, donde la contempla con intenciones que la alteran en cuanto lo ve. Él le dice que jamás podrá hablar ni caminar pues ha quedado en estado vegetal pero que los ojos son un medio por el cual comunicarse por lo que no permitirá que lo hunda. Damián asfixia a su hermana con una almohada, dejándola muerta en su cuarto de hospital.

Elis teme por su vida y a que quieran encarcelarla en el extranjero. Cree que debe enmendarse por lo que se entrega a las autoridades por lo sucedido a Aranza. Asegura haber estado oculta en otra ciudad por temor.

Imperia se entera de la muerte de Irune y se aflige. Oriana la consuela y la acompaña en su dolor. El entierro de Irune es sombrío y su ausencia llena de dolor a todos, menos a Damián, quien siente alivio al saber que nadie lo va a delatar y que la verdad nunca se sabrá.

Karla ayuda a Oriana a ordenar la habitación de Irune y accidentalmente encuentra un USB, el cual revisa mas tarde en su computadora. Descubre la información que Irune guardaba. Deja la computadora abierta y se mete a bañar. Gabriela lee la información y decide robarse el USB.

Damián se lleva una terrible sorpresa cuando Fabio le dice que Elis ha regresado y se ha entregado a las autoridades. La visita en la cárcel y ella le cuenta lo que sucedió y como Fortunato les robó tanto dinero a los Torres Quintero. Damián le asegura a la mujer que la hundirá en la cárcel.

Andrés le pregunta a Oriana si ella jamás ha visto el testamento de su padre y le recomienda que lo haga para estar completamente segura de qué es lo que le pertenece y qué no.

Karla le exige a Gabriela que le devuelva el USB mas la mujer asegura no saber de qué le habla por lo que Karla, llena de vergüenza, le dice a Franco lo que sucedió. Franco enfurece aunque al final cree que quizás sea bueno que la verdad salga a la luz y que Oriana recupere lo que le pertenece.

Andrés pide la mano de Oriana a Imperia. Damián se niega rotundamente alegando que Oriana no se puede volver a casar. Nadie entiende la actitud del hombre. Imperia ha tomado una decisión y concede a Andrés la mano de su sobrina. Habla en privado con Damián, a quien pregunta porqué siempre ha tenido terror a que Oriana se case. El hombre no responde.

Elis sale de la cárcel pues alguien ha pagado su fianza. Al caminar por la calle se encuentra con Fabio, quien le dice que Damián pagó su fianza y ha ordenado matarla por lo que debe huir. Los dos son descubiertos por Damel propio Damián, quien al sentirse traicionado decide acabar con la vida de los dos, provocándoles un accidente en la carretera. Damián también piensa en cómo deshacerse de Andrés, quien puede lograr que Oriana descubra la verdad. Recibe una llamada de Abdul, quien le dice que lo tiene en sus manos pues tiene la información que demuestra que ha engañado a todos y que Oriana es heredera universal de la fortuna de los Torres Quintero.

Fabiola sufre por la muerte de Fabio. Damián le asegura que Fabio y Elis eran amantes y que quizás murieron al tratar de irse juntos a algún lugar. Fabiola mira con odio al hombre, quien se burla de ella.

Franco habla con Oriana, quien tiene miedo de casarse nuevamente y ser engañada. Él le aconseja que escuche a su corazón y trate de ser feliz. Está a punto de confesarle lo que sabe, pero Damián lo sorprende y le pide a Oriana que hablen. Le advierte que si se casa nuevamente, la despojará de absolutamente todo. Oriana se revela y asegura que ella es tan dueña de las canteras como él pues su padre era dueño de más de la mitad de todo y en su testamento seguramente está estipulado. Oriana exige que se le muestre el testamento de su padre. Damián se siente acorralado.YO 2009.

00afabio.jpg

Abdul cree que hundirá a Damián, así sea lo último que haga en su vida. Gabriela lo apoya y le aconseja que pida mucho dinero. Abdul está decidido pero para su infortunio. Resbala de las escaleras y pierde la vida, llenando de horror a Gabriela, quien ha perdido a su único hijo.

Karla encuentra el USB de Irune por lo que lo toma y sale de casa sin que su tía se dé cuenta.

Damián se siente acorralado e Imperia le pide que le diga qué sucede. Damián se niega a hablar y entonces Franco decide hacerlo. Confiesa que Damián los ha engañado a todos y que hasta hace poco el propio Franco e Irune se enteraron de que Oriana es la dueña absoluta de las canteras y de todo lo que a los Torres Quintero les pertenece. Imperia no puede creer que Damián haya sido capaz de engañarlos a todos por ambición.

Andrés decide echar raíces en la ciudad. Visita a sus padres y a su hermano, a quienes les dice que se casará con la mujer más maravillosa del mundo. Beatriz, la madre, lo felicita y muere por conocer a Oriana. Ramsés, el padre y Dylan, su hermano menor, también quieren conocerla. Todos son felices con la noticia.

Oriana recibe una llamada de Estíbaliz, quien le dice que Abdul ha muerto por lo que ahora si es libre completamente. Le pide que se vean en un lugar seguro y lo hacen en los jardines de las canteras. Estíbaliz le entrega a Oriana el USB que tomó de la habitación de Irune. Fabiola las espía y más tarde se lo cuenta a Candelaria sin sospechar que Damián las escucha.

Damián exige a Oriana que le entregue el USB que Estíbaliz le dio. Oriana le pregunta por qué está tan interesado y el hombre asegura que lo que ese USB contiene no es de su incumbencia. Oriana se niega a dárselo.

Imperia visita a Gabriela, a quien dice que sabe de su dolor. Gabriela se porta grosera y asegura que la desgracia de su hijo fue causada por los Torres Quintero pero Imperia le asegura estar equivocada y que la desgracia del muchacho se debió a su ambición, a lo que ella le inculcó, por lo que la única culpable de la muerte de Abdul es ella, su propia madre. Imperia se marcha y Gabriela llora al darse cuenta de que lo que la mujer le ha dicho es la verdad.

Damián registra ente las cosas de Oriana hasta encontrar un USB. Fabiola, que se da cuenta, corre a decírselo a Oriana, quien sonríe victoriosa y asegura que su primo se ha llevado el USB incorrecto.

En su restaurante, Damián revisa el USB y se enfurece al darse cuenta de que Oriana le ha tendido una trampa y lo ha engañado.

Oriana revisa la información del USB que Estíbaliz le entregó. No puede creer que ella sea la dueña absoluta de todo. Se los dice a Imperia y Andrés, quien se da cuenta de que hay otro archivo por leer.  Una imagen escaneada. Un mensaje de Sasha revelando que Damián fue el causante de la muerte de Samuel. Oriana llora al darse cuenta del monstruo que es su primo. Damián llega a casa y todos lo miran con desprecio. Imperia lo abofetea y le exige que le diga cómo fue capaz de matar a su propio tio solo por ambición. Damián confiesa entonces que siempre se sintió agredido por Samuel, quien solo le presumía lo que poseía y que él jamás llegaría a tener, por eso al saberlo enfermo decidió adelantarle el viaje, causándole un accidente. Compró a mucha gente para que Oriana jamás se enterara de la verdad, pagó por un falso testamento en el que los herederos eran todos. Todo por ser alguien y para que los suyos nunca estuvieran desprotegidos. Oriana llora amargamente asegurándole que ella nunca lo hubiera desprotegido pero para Damián esas no son más que palabrerías, pues seguro está de que de haberlo poseído todo Oriana no los hubiera ayudado. Imperia le asegura a Oriana que si desea denunciar a Damián ella no tendrá inconveniente. Oriana desiste de hacerlo mas ruega a su primo que se marche de su casa.

Fabiola camina por la calle y se lleva una sorpresa al encontrarse a Fabio, quien le cubre la boca y le suplica que no grite. Los dos acuden al ministerio público y Fabio confiesa lo que sabe de Damián, a quien la policía va a detener a las canteras. Los Torres quintero se horrorizan al saber las fechorías que Damián ha cometido. Él por su parte pide un minuto en su habitación. Allí decide arrancarse la vida con una pistola.

TIEMPO DESPUES: Oriana ha recuperado lo que le pertenece y  La casa de las canteras está de fiesta pues Oriana y Andrés se casan haciendo felices a los suyos.

Imperia lamenta que dos de sus hijos hayan perdido la vida casi al mismo tiempo. Franco la abraza y Karla le dice que ella llegó a su vida para ser otra de sus hijas.

Fabiola y Fabio esperan un hijo, cosa que llena de felicidad a Candelaria.

Gabriela vive amargada en el luto, en la soledad. Su casa cada día luce peor. No deja de amargarse pensando en su hijo y en lo que ella hizo de él.

Los Del Valle celebran la felicidad de Andrés. Alondra se siente feliz por sus amigos y Beatriz, Ramses y Dylan dan la bienvenida a Oriana en su familia.

Franco pide a Estibaliz que se case con él. Ella acepta encantada.

Oriana y Andrés se dan en las canteras un fuerte beso de amor, sellando con eso la felicidad de todos, para siempre.

 

FIN

00aaestibaliz.jpg






















EL CABARET DE ¡OH...! ¡TÄRSIS! 2009
Todos los derechos de "La Otra Dueña" son propiedad de su autor
por lo que se prohíbe su copia y/o reproducción parcial y/o total.
DR. Omar Tärsis Berzeg
R. 1997   P.2009